THAT’S LIFE! Mi Batalla Contra la Artritis Reactiva

Desde el punto de vista de alguien que nunca había sido internada, nunca le han puesto un yeso, nunca se enfermaba… imagínense de repente tener que preocuparse sobre por dónde anda su PCR y si hay que sacar líquido de la rodilla izquierda.

Fué un cambio brusco. Fué medio intenso. Pero lo logré.

Hoy me levanto de mi cama como si nada, aparte de un dolorsito que aún tengo en la rodilla y el desmadre que me tengo que inyectar los miércoles, todo parece estar evolucionando de manera positiva. Pero, ¿qué diantres te pasó, Clayra? Te preguntarás.

Bueno. Por mucho tiempo eso fué para mi también una interrogante. Y es que, el cuadro de Artritis Reactiva o Síndrome de Reiter (mi clasificación específica) es loquísimo y a simple vista, pudiese parecer un sinnúmero de enfermedades diferentes. Hay que tener entrenamiento reumatológico para poder identificar lo que es específicamente, y eso es lo que la Doctora Karen Franco, pudo diagnósticar desde tempranito y que el Doctor Roberto Muñoz ha podido tratar en mí durante estos últimos tres meses.

RODILLA

Así comenzó todo…

Era de noche y llovía… LOL. Okay, no.

Todo comenzó por una indigestión. Sí. Una simple y descarada gripe estomacal o gastroenteritis por algo que comí. En este hermoso país hay un problema serio con la calidad de los alimentos, y hay que tener mucho cuidado con lo que comemos y dónde lo comemos. La Artritis Reactiva es básicamente una condición autoinmune causada por una infección que no encuentra solución en un tiempo considerable, y el sistema inmune se pone tan imperactivo que no solo ataca a la infección, si no que comienza a atacar a uno. Yep. Simple as that, because life.

So, literalmente luego de un mes y medio con el congelador dañado, me comienza una gripe rara, una conjuntivitis loca y al otro día, una pierna tumbá’. Ah, okay, GRACIA’.

¿Extrañísimo verdad? Sí. Y es que en las etapas iniciales del Reiter, hay una tríada de síntomas que incluyen inflamación en los ojos (uveitis), en el tracto urinario y en las articulaciones inferiores. En este caso, mi rodilla izquierda fue la primera afectada, como ven en la foto más arriba, estaba casi al doble del tamaño de su hermanita. No les puedo describir el dolor que tenía para caminar. En realidad no es nada bonito.

Entonces, ¿qué hiciste?

Decidí ir al médico porque me caí cuando estaba trapeando la señora de mi casa, jeje. Y bueno… me dirigí a Hospitén, donde una doctora internista mandó literalmente hacer 200,537 tests diferentes para ver qué diantres era lo que yo tenía, porque ella ni idea. Al ver los resultados en consulta, me sugirieron urgentemente ver a un reumatólogo e internarme de inmediato. Sucede que mis anticuerpos estaban loquisimos, todo estaba loquísimo. Y bueno, los reumatólogos son los que saben en esos casos.

Fuí a consulta en la Plaza de la Salud, y la doctora Franco solo hizo verme cuando me dijo: tienes Reiter. Y yo, okay, ¿qué? Y ahí aprendí que es un tipo de Artritis que ataca a las personas de 20 a 30 años, que hay personas con una predisposición genética que hace que su cuerpo reaccione así y que básicamente había que ponerme en tratamiento para ver como yo respondía. Y me mandaron a mi casa.

Duré dos días y comenzó a inflamarse mi rodilla derecha. Hacerme una resonancia fue casi imposible. A este punto ya estaba inhabilitada de las dos rodillas. Entonces empezó a darme fiebre. Fiebre al punto de ponerme a delirar. Y ahí ya mi mami se desesperó y me llevó de urgencia a donde el Doctor Eduardo Ravelo, gastroenterologo.

El de verme, me internó.

Y, ¿qué pasó luego?

¿Está buena la novela verdad? Jaja.

Al internarme, el doctor pudo arreglar el congelador descompuesto con una medicina mágica que se llama “Pentasa”. Es un medicamento integral utilizado para tratar las condiciones reumatoides con inicios o situaciones gastrointestinales. Ya ahí comencé a ver la gloria. Pero, el dolor estaba ahí. Entonces conocí al Doctor Roberto Muñoz, quién logró mi primera extracción de líquido en las rodillas exitosa. Ahí si ví la gloria de verdad.

Entonces inició mi recuperación. Estaba en una combinación de cinco medicamentos diferentes para cosas específicas. Uno de los más complicados es el “Metotrexate”, el cuál me pongo todos los miércoles y es utilizado para tratar diferentes enfermedades dentro de la que se incluyen el cáncer, enfermedades autoinmunes, y otros. Los efectos secundarios son muchos, y hay que tomarlos en cuenta activamente en el día a día. Me encontraron un hongo en el esófago, eso también lo trataron y se eliminó.

Con los meses me han reducido muchas de las dósis, solo estoy en tres medicamentos actualmente. Ya puedo caminar libremente (antes era muy doloroso en la mañana por una situación que se presenta de “parálisis matutina”). Muchos de los síntomas han desaparecido, y aunque tuve que esperar seis semanas para que el metotrexate funcionara, ha valido la pena por lo que he visto en mi sistema.

Ya casi todos los valores están normalizados y espero me den de alta este próximo 20 de Febrero o por lo menos me den más buenas noticias.

vainas

En resumen…

Aprendí muchas cosas:

  • La actitud es clave en la recuperación de una enfermedad.
  • Tu familia es lo más importante que hay en el mundo. Son las personas que realmente estarán ahí hasta para ayudarte a ir al baño en medio de la noche y demás (gracias especiales a mi mami, y mi abuelita).
  • Conoces quienes son realmente tus amigos y aquellos que se preocupan por ti en dos ocasiones: en la prisión y en la clínica.
  • Los tratamientos se deben seguir al pie de la letra para poder ver resultados considerables. Debemos buscar varias opiniones y confiar en nuestros médicos.
  • Hay muchas condiciones extrañas, las autoinmunes son varias y aparentemente están en auge en los últimos años, investigaciones indican que los alimentos posiblemente tienen que ver (las dietas sin gluten son beneficiosas).
  • Un día puedes estar bien, al otro mal, al otro bien. Siempre recuerda: esto también pasará.
  • La vida es una cebolla y hay que pelarla llorando…

Si tienen alguna pregunta, comentario o sugerencia, me encantaría conversar con ustedes. Pueden seguirme en IG @clayramorales o escribirme un email a clayra.morales@gmail.com. Si puedo ayudar aunque sea a una persona con una enfermedad, o condición autoinmune (Artritis reumatoide, Lupus, Eclerosis Múltiple , etc…), o de cualquier otra naturaleza, sería lo máximo. Me gusta hablar (como han notado) y a veces necesitamos todo el apoyo que podamos encontrar.

Gracias por leer. Hasta la próxima ocasión.

-Clay

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s